FASCINACIóN ACERCA DE FRANCISCO CASAL

Fascinación Acerca de Francisco Casal

Fascinación Acerca de Francisco Casal

Blog Article


Paco Casal es equivalente de fútbol, para él una pasión que le ha acompañado durante toda su vida, nacido en São Paulo; Brasil el 7 de agosto de 1958, exfutbolista y empresario uruguayo se ha labrado un nombre propio en mundo del balompié internacional, como deportista profesional y como representante de importantes jugadores de talla internacional.

En 1980, siendo participante de este club descubre la profesión a la que ha dedicado la mayor parte de su vida, ser representante de futbolistas, en aquella época tuvo la oportunidad de simbolizar, figurar, personificar, aparentar a Juan Ramón Carrasco, un futbolista amigo suyo, en unas negociaciones, que marcarían el inicio de su exitosa carrera, que lo ha llevado ser unidad de los empresarios más exitosos en el mundo del fútbol hispanoamericano.

Como patrón Casal todavía ha incursionado en el mundo de la televisión, adquiriendo derechos para transmisiones de fútbol y creando algunos de los canales deportivos de más amplio examen GoalTV.

Carrera profesional

Con 10 años de edad comienza su carrera deportiva en Defensor Sporting, club de la ciudad de Montevideo, que juega en la Primera División Profesional de Uruguay de fútbol.

Después de jugar varios años en sus formativas logró debutar en primera división. En sus propias palabras, “era un lateral derecho limitado”. Pese a disputar tan solo 14 partidos en el equipo violeta, nombre con el que se conoce a Defensor Sporting, y con apenas 19 años, fue transferido al Atlético Madrid de España, lo que significó un importante salto en su carrera deportiva.

Este sería el primer vínculo con el club que lo ligaría para el futuro de su carrera profesional como contratista primero y como intermediario después.

Tuvo un breve paso por Racing de Santander, pero se vuelve de Europa dado que, al poseer documento español, gran ventaja al momento de trasladarse al territorio ibérico, de quedarse debía cumplir con el servicio militar obligativo en Ceuta, al norte de Africa.

De regreso en Uruguay fichó con Nacional de Montevideo, uno de los dos clubes más importantes del país, pero no llegó a disputar partidos oficiales. Pasó por el Vasco da Gama de Brasil y terminó su carrera en Fénix, un equipo del barrio Capurro situado en la capital de Uruguay. Luego de jugar en get more info el club albivioleta “colgó los botines” al sufrir una lesión que le puso fin a su carrera como futbolista.

Mundo empresarial

Corría el año 1980, Francisco Casal aún era jugador profesional y se encontraba lesionado en Vasco da Gama, cuando tuvo la oportunidad de negociar el pase de su amigo Juan Ramón Carrasco. Fue así que, literalmente, cortó un yeso que tenía por una lesión y decidió ayudar a su amigo Juan Ramon, quien ya era una figura en el fútbol argentino de ese momento. Posteriormente vendió a Rodolfo Rodríguez al Santos de Brasil, sellando lo que fue el comienzo de su carrera como representante de jugadores de fútbol.

Casal desarrolló una extensa y exitosa carrera. Comenzó a representar a los jugadores uruguayos más importantes, logrando innumerables transferencias y éxitos en Europa que hicieron que su nombre sonara en los medios más importantes de ese continente.

Comenzó su carrera como contratista “para tener un medio de vida, pero fundamentalmente para dignificar al jugador”. Su gran lucha fue por los derechos de los jugadores de futbol, siempre persiguiendo la equidad y la dignificación la profesión.

A fines de la década de los ochenta, el popular “Paco” negociaba las transferencias de Carlos “Pato” Aguilera, Rubén Sosa, Enzo Francescoli, Hugo De León y Nelson Gutiérrez, entre otras importantes figuras de la época. Abrió el mercado italiano para muchos jugadores uruguayos, que en aquel momento era en esta materia el mercado más importante del mundo. Su éxito como contratista era tal, que en los noventa todos los futbolistas charrúas querían ser representados por él y casi todos los jugadores de la selección uruguaya efectivamente lo eran.

Con una energía inagotable y espíritu emprendedor, valorizó y jerarquizó al futbolista uruguayo, lo llevó a mercados poco accesibles hasta el momento y aumentó sus salarios y premios a escalas sin precedentes. Se ganó el respeto y la confianza como representante y empresario del mundo del fútbol. Con el tiempo, Casal traspasó fronteras y empezó a negociar fichas de jugadores de los principales mercados del mundo. Negoció transferencias con los equipos de mayor renombre internacional, lo que le permitió ganar el prestigio y respeto de las figuras más relevantes del fútbol.

Muchos de sus ex-representados lo elogian y lo señalan como pieza fundamental del futbol uruguayo. Entre ellos podemos nombrar a Cristián “Cebolla” Rodríguez, Marcelo Tejera, Enzo Francescoli, que en diferentes circunstancias han indicado que el éxito de muchos futbolistas en Uruguay se lo deben a Paco, quien abrió las puertas del mercado más importante del mundo para el futbol.

Report this page